Inteligencia emocional: las claves para aprender a vivir

17 de December del 2018

“La inteligencia no solo consiste en el conocimiento, sino  también en la destreza de llevar el conocimiento a la práctica.”- Aristóteles.

¿Por qué determinadas personas son más eficaces que otras para enfrentar contratiempos, superar obstáculos y percibir las dificultades de la vida como retos de superación personal?

¿Por qué determinadas personas saben aprender de sus errores y otras tienden a repetirlos una y otra vez?

Sin duda, porque tienen un mayor desarrollo de su inteligencia emocional y de las competencias y  habilidades que este constructo  integra.

El concepto de inteligencia emocional deriva de los trabajos en psicología cognitiva de Jhon Mayer y Peter Salovey , pero quien popularizó el término fue Daniel Goleman a través de la publicación de su éxito libro “Inteligencia emocional” en 1995.

Se podría definir la inteligencia emocional como la capacidad de percibir, entender y gestionar la información que nos facilitan nuestras emociones y la de los demás. De una manera más simplificada, podríamos definirla como la capacidad de empatía hacia nosotros mismos y hacia los demás. El conocimiento de las emociones, su identificación, explicación, comprensión y regulación. Además, la inteligencia emocional nos impulsa a sacarle el mejor partido a nuestro potencial, las relaciones con los demás, y, a la vida en general.

 La importancia que juega esta capacidad en nuestra motivación, toma de decisiones, razonamiento y la forma en la que entendemos la vida, ha complementado el modelo basado únicamente el Cociente Intelectual, con la introducción del cociente emocional.

Varios estudios realizados demostraron que personas con alto Cociente Intelectual  no eran precisamente las que más éxito profesional y personal alcanzaban. Posiblemente carecían de otras habilidades que están directamente vinculadas con la Inteligencia Emocional.

Como señalaba Goleman: “Las personas con inteligencia emocional  tienen más capacidad de sentirse satisfechas y ser más eficaces en la vida. En cambio, las personas que no consiguen poner cierto orden su ida emocional libran batallas interiores que sabotean su potencial”.

Las hablidades que necesitaríamos desarrollar para incrementar nuestra inteligencia emocional son:

 

-       Capacidad para alcanzar un nivel objetivo de nuestras emociones.

 

-       Capacidad de reconocimiento de las emociones ajenas.

 

-       Capacidad de automotivación

 

-       Capacidad de controlar los impulsos

 

-       Capacidad de aplazar gratificaciones

 

-       Capacidad de preservar en el empeño pese a las frustraciones

 

-       Capacidad de regular los estados de ánimo.

 

-       Capacidad de empatizar y confiar en los demás.

 

-       Habilidades sociales para mejorar nuestras relaciones con los demás.

 

 

DESCRIPCIÓN DEL MODELO:

 

Conciencia emocional

 

Capacidad para tomar conciencia de las propias emociones y de las  demás, incluyendo la habilidad para captar el clima emocional de una situación concreta.

 

1.1.Toma de conciencia de las propias emociones: capacidad para percibir con precisión los propios estados de ánimo, sentimientos y emociones; identificarlos y etiquetarlos. Esto incluye la posibilidad de estar experimentando emociones múltiples.

 

 

1.2.Dar nombre a las propias emociones: Habilidad para utilizar el vocabulario emocional y los términos expresivos para definir las propias emociones. Entender el lenguaje de las emociones nos facilita detectar necesidades personales no cubiertas.

 

 

1.3. Comprensión de las emociones de los demás: capacidad para percibir con precisión las emociones, decisiones y perspectivas de nuestro prójimo. Capacidad para implicarse empáticamente en las experiencias emocionales de los demás, sin llegar a inundarse con sus problemas..

 

2.  Regulación emocional

 

Capacidad para manejar las emociones de forma apropiada. Supone tomar conciencia de la relación entre emoción, cognición y comportamiento; tener buenas estrategias de afrontamiento y capacidad para autogenerarse emociones positivas y estados de ánimo adecuados.

 

 

2.1. Tomar conciencia de la interacción entre emoción, cognición y comportamiento: los estados emocionales inciden en nuestros pensamientos y comportamientos. Asimismo, los hábitos y comportamientos también interaccionan con la emoción y pensamientos.

 

2.2. Expresión emocional: capacidad para expresar las emociones de forma apropiada. Comprender que la expresión emocional puede impactar en los demás, y aporta información significativa en nuestra manera de comunicarnos.

 

 

2.3. Capacidad para la regulación emocional: los propios sentimientos y emociones deben ser regulados, para que puedan ser utilizados de una manera más adaptativa. Esto incluye autocontrol de la impulsividad (ira, violencia, comportamientos de riesgo) y tolerancia a la frustración para prevenir estados emocionales negativos (estrés, ansiedad, depresión), perseverancia ante los fracasos. 

 

 

2.4. Habilidades de afrontamiento: Capacidad para responder adecuadamente ante situaciones difíciles o conflictos: Analizar la situación, definir bien los problemas, plantearse estrategias de solución, valorar las estrategias, implementar nuestra estrategia y evaluar los resultados.

 

 

2.5. Competencia para auto-generar emociones positivas: capacidad para experimentar de forma voluntaria y consciente emociones positivas (alegría, amor, humor, fluir) y disfrutar de la vida. Capacidad para gestionar nuestro bienestar y mejorar la calidad de nuestras vidas.

 

 

 

3.    Autonomía personal (autogestión)

 

 

Dentro de la autonomía personal se incluyen un conjunto de características relacionadas con la autogestión, entre las que se encuentran la autoestima, actitud positiva ante la vida, capacidad para asumir responsabilidades,  capacidad para analizar críticamente las situaciones y capacidad para buscar ayuda y recursos necesarios.

 

3.1. Autoestima: tener una imagen positiva y realista de sí mismo; estar satisfecho de su nuestra imagen; mantener  relaciones positivas consigo mismo.

 

 

3.2.Automotivación: capacidad de motivarse e implicarse emocionalmente en proyectos, decisiones y actividades diversas de la vida personal, profesional y social.

 

 

3.3. Actitud positiva: capacidad para intentar sacar el mejor partido de la vida. Tener un sentido constructivo de la realidad, saber tratar los problemas y aprender de ellos. Sentirse optimista y capaz de enfrentarse a los retos diarios.

 

 

3.4. Responsabilidad: Capacidad para comprometerse con la consecución de los objetivos personales y profesionales. No eludir tareas pendientes. Saber tomar decisiones e implicarse en las consecuencias.

 

 

3.5. Análisis crítico de normas sociales: capacidad para ser crítico con las normas sociales y morales que nos tratan de imponer a través de diversos medios. Una persona inteligente emocionalmente conservará su autonomía e independencia, sabiéndose adaptar a distintos contestos sociales. 

 

 

3.6. Buscar ayuda y recursos: capacidad para identificar nuestras carencias y la necesidad de apoyo y asistencia.

 

 

3.7. Auto-eficacia emocional: Poder llegar a vernos a nosotros mismos como deseamos y sentir que nos expresamos como sentirmos. Ser coherentes e íntegros.  Es decir, la auto-eficacia emocional significa que uno acepta su propia experiencia emocional y que sabemos vivir defendiendo nuestra identidad, creencias y valores personales.

.

 

4.    Inteligencia interpersonal

 

 

La inteligencia interpersonal es la capacidad para mantener buenas relaciones con otras personas. Esto implica dominar  habilidades sociales: escucha activa, capacidad para la comunicación efectiva, empatía, asertividad, negociación, respeto, saber dar apoyo, etc.

 

4.1. Dominar las habilidades sociales básicas: escuchar, saludar, despedirse, dar las gracias, pedir un favor, pedir disculpas, actitud dialogante, etc.

 

 

4.2. Respeto por los demás: demostrar la intención de aceptar y apreciar las diferencias individuales y grupales, respetando y valorando los derechos de todas las personas, aunque tengan opiniones diferentes a las nuestras.

 

 

4.3. Comunicación receptiva: capacidad para atender a los demás tanto en la comunicación verbal como no verbal, para captar y recibir los mensajes con mayor precisión. Saber eliminar barreras en la comunicación.

 

 

4.4. Comunicación expresiva: capacidad para iniciar y mantener conversaciones, expresar  pensamientos y sentimientos con claridad, a través de la comunicación verbal y no verbal. Saber expresar nuestras opiniones y demostrarles a los demás que los hemos entendido.

 

 

 

4.5. Compartir emociones: la fluidez y el dinamismo en nuestras comunicaciones y relaciones con los demás viene determinadas por compartir experiencias, pensamientos y emociones con implicación y sinceridad.

 

 

4.6. Comportamiento pro-social y cooperación: capacidad para compartir objetivos, colaborar y  mantener actitudes de amabilidad y respeto a los demás.

 

 

 

4.7. Asertividad: mantener un comportamiento equilibrado, entre la agresividad y la pasividad; esto implica la capacidad para decir «no» claramente y mantenerlo, para evitar situaciones en las cuales uno puede verse presionado, y demorar actuar en situaciones de presión hasta controlar los impulsos. Capacidad para defender y expresar los propios derechos, opiniones y sentimientos.

 

 

5.    Habilidades de vida y bienestar

 

 

Capacidad para adoptar hábitos y comportamientos apropiados, al objeto de que nuestra vida esté suficientemente equilibrada en todas sus áreas y facetas.  Todo ello de cara a potenciar el bienestar personal y social. Evitar conductas, hábitos y situaciones que nos puedan dañar o perjudicar la salud.

 

 

En definitiva: La inteligencia emocional es la llave para conocerse mejor a uno mismo y a los demás, para sacar el mejor potencial de nosotros mismos, para saber adaptarnos a las situaciones y problemas de la vida, y, equilibrar nuestras vidas y ser más felices.

 

Aunque el modelo que acabo de definir de inteligencia emocional os pueda parecer en un principio complejo, en casi todos los artículos que iré publicando en esta página WEB iremos poniendo en práctica y reflexionando sobre todas las habilidades descritas.

 

 

Referencias. Jhon Mayer y Peter Salovey- Daniel Goleman- Rafael Bisquerra.