Lo que más me apasionaba desde niño era crear y el mundo del arte. Disfrutaba escribiendo cuentos y poemas, interpretando o jugar a dirigir mis propias películas. Aún desconocía que el mejor arte no es otro que “aprender a vivir”. Cuando uno nace con esa inquietud y vocación tan fuerte, la desarrolla toda la vida. Lamentablemente el tiempo me puso muchas dificultades en mi vida. Con dieciséis años me quedé huérfano de padre y económicamente de mi dependían, no solo mi madre, también dos hermanos.

Tuve la suerte de sacar unas oposiciones como administrativo y seguí estudiando, compatibilizando estudio con trabajo. No fueron años fáciles y tuve que sacrificar muchas horas de diversión que cualquier adolescente necesita. Inicié psicología por pura casualidad, ya que solo tenía esta posibilidad para estudiar, cuando salía del trabajo, en la Universidad Autónoma de Madrid. Pero, aprendí verdaderamente psicología cuando acabe la carrera y de esta forma conseguí disfrutarla y la sigo disfrutando. Una vez que acabé, no sin esfuerzos, y en tan solo seis años, la carrera, me dije a mi mismo: ¡Tienes que trabajar de esto cómo sea!. Eran mediados de los noventa y la psicología industrial empezaba a desarrollarse con auge en España, ya que empezó tardíamente la transformación de lo que eran departamentos de personal en Dirección de Recursos Humanos.



Para garantizarme la oportunidad de acceder a un puesto como psicólogo dentro de esta área, tuve la suerte de que me admitiera ICADE (Universidad pontificia de Comillas) y poder especializarme en psicología industrial y dirección de personal. Siguiendo con mis esfuerzos y empeño por prepararme mejor, en un año y medio, más o menos obtuve el Master en Dirección de Empresas, por el instituto de Empresa (especialidad en Recursos Humanos). El resultado de mi voluntad y de mis esfuerzos no resultaron en balde y trabajé más de quince años en una gran empresa, simultaneando distintos proyectos relacionados con la psicología industrial (selección de personal, planificación de plantillas, definición de perfiles profesionales, negociación, formación de habilidades, gestión del conocimiento, gestión por competencias, clima laboral, ayuda al empleado…etc).

Poco a poco fui descubriendo que las ramas de la psicología estaban interrelacionadas y que debía seguir profundizando en ellas, si quería ser mejor profesional. Por este motivo, en años posteriores, me hice coach, después Master en Inteligencia Emocional, y, por último Master en PNL. Un giro inesperado en el trabajo y por temas de salud, me condujeron a replantearme otra vez mi carrera. De esta forma, fui consciente que estaba dando demasiadas vueltas, pero lo que verdaderamente deseaba era ser psicólogo clínico. En este sentido, obtuve el “Master en psicología clínica y de la salud” en la asociación de medicina psicosomática y psicoterapia. Asimismo, me gradué en medicina psicosomática y en psicoterapia breve por la Universidad de San Jorge. Igualmente, también me hice experto en tratamiento de trauma y en EDMR e hipnosis. No he dejado el Coaching y sigo formándome en cursos que me interesan como “constelaciones familiares”, “vínculos afectivos”, “Psicodrama “ o Guión de vida”.

He escrito cinco libros de poemas, varios relatos cortos, algunos artículos sobre psicología industrial y una novela de autoayuda que espero se publicará pronto “Viaje a través de la luz”. También he tenido la suerte de formarme y trabajar con psicólogos de reconocido prestigio en distintos proyectos de formación, desarrollo de competencias, selección, evaluación y clínica. Con este bagaje formativo y experiencia, mis participaciones en este blog, intentarán ser una integración de mi creatividad y de mis conocimientos sobre el desarrollo humano. Me considero un aprendiz de todo y un sabio de nada..

Lamentablemente también sé lo que es la depresión, el dolor, los duelos, vencer enfermedades crónicas y aprender resiliencia día a día Estoy en esa edad en la que no me siento tan maduro para echarme a descansar, ni tan joven como para improvisar o hacer locuras. Se podría decir que aún sigo buscando mi camino y mi identidad en estos momentos de crisis y de permanente cambios. Además soy músico, autor y compositor (cantuautor). Más de ochenta canciones compuestas y grabadas. En diciembre de 2018 se edito mi álbum doble “Ser y Sentir” (disponible en todas las plataformas digitales) y próximamente haré nuevos lanzamientos.Necesito crear para vivir y vivir para crear. Mi mayor estímulo es compartir, mis experiencias vitales más dolorosas las he transformado en aprendizajes positivos, enriqueciendo aún más mi experiencia como psicólogo y ser humano.Y, creo firmemente, algo que escribí en una noche clandestina repleta de lucidez: “En el balance de la existencia, el que único tiempo que cuenta es el que se ha vivido plenamente, por eso, los sabios nunca se lamentan y se sienten jóvenes eternamente”.